Entrevistamos a Álvaro, vecino de Argavieso, en la Hoya de Huesca: “Lo que más me pesa, es ver caer el Castillo”.


Álvaro tiene 37 años, y, desde hace un tiempo, se encuentra en paro, está buscando la manera de emprender un negocio sostenible en el medio rural.

Argavieso es un municipio de Huesca con tan solo 95 habitantes censados (en 2019) , de los cuales, en invierno, escasamente superan los 65 viviendo allí de manera fija. 

Álvaro nos cuenta hoy su experiencia viviendo allí y cómo ve el futuro de estos lugares.

Castillo-Palacio de los Gurrea. Argavieso, Huesca. Foto: Mónica A.

– ¿Eres de aquí, como se diría, “de toda la vida”, tu familia también lo era?

Nací en el hospital de Huesca, pero, ¡sí, siempre he vivido aquí! , mi padre y mi abuela eran de Argavieso y mi abuelo paterno llegó aquí desde Casbas. Mi madre era de Alcalá del obispo. Con el resto de  antepasados ya me pierdo un poco, lo que si estoy seguro es que son todos de la redolada y recientemente tuve conocimiento de que mi apellido tiene origen en Nocito, lugar en el que nace también el río Guatizalema, que pasa por aquí.

– ¿Qué contaban tus mayores de cómo era el pueblo antes? Hemos visto unas fotos de una escuela con muchos niños…

Siempre se contaba, que antes, se hacían las cosas entre todos los vecinos. Aquí en Argavieso en el año 73 entre todos, arreglaron las calles e hicieron el parque y las piscinas. ¡Fuimos el primer pueblo de la zona en tener piscinas! (dice orgulloso).

– ¿Álvaro, alguna vez te has planteado dejar el pueblo?

Posiblemente, de joven, cuando tienes edad de salir de fiesta. También me lo habría planteado si encuentro alguna pareja y por algún motivo no se puede tener una relación aquí.

– ¿Cuál crees que es la etapa más difícil para vivir en el pueblo?, ¿quizás la juventud, por las ganas de explorar, o la vejez por la falta de servicios?

Entiendo que cuando eres mayor y tienes algún problema de salud… pues es difícil, porque tienes el hospital más lejos.

– Se podría decir,  que ya has decidido, definitivamente que te quieres quedar en el pueblo. ¿Qué te hace permanecer aquí?

En principio porque me he criado aquí, me encuentro muy bien y también tengo aquí a los amigos, además, ya que tengo tierras heredadas de la familia, pues me gustaría buscar la manera de rentabilizarlas.

¡Esto es vida! Yo disfruto de poder estar al aire libre y simplemente poder coger una manzana de un árbol o escuchar los pájaros. Es todo tranquilidad y cero estrés. ¡Esto en la ciudad no lo tienes!

– ¿En el pueblo se ha llevado mejor el tema de la pandemia del covid19?

Si, si no te encuentras con nadie, pues, puedes ir sin mascarilla o ponértela hasta tu huerto o finca y allí estas al aire libre sin ella.

– ¿Crees que la pandemia va a propiciar que la gente se plantee volver a los pueblos?

En principio creo que sí, que se lo han planteado, pero, no les va a quedar dinero para hacerse casa en los pueblos. Si alguien se ha ido del pueblo seguramente se ha vendido las tierras y no tiene de que vivir aquí.

– ¿Crees que han cambiado mucho las cosas en el pueblo en los últimos 30 años?

Yo, lo que más echo de menos, es que, han fallecido muchos mayores y esto está muy vacío. Me acuerdo mucho de las noches de verano, que siempre había mucha gente tomando la fresca en todas las plazas. Este verano he salido a pasear con mi pareja y estaba todo vacío. Antes había corros en cada calle, cada uno en su zona del pueblo.

– ¿Qué servicios se han ganado o perdido en Argavieso en los últimos años?

¡El internet! Ahora tenemos fibra.

Por lo demás, lo encuentro igual. Viene el médico un par de veces a la semana, los autobuses de los críos para el colegio y los institutos, y otro autobús de línea para los mayores un par de veces por semana.  También pasa el panadero a diario.

– ¿Qué es lo que llevas con más pesar y lo que llevas con más gusto?

¡A mí, lo que más me pesa es ver caer el castillo!

Y lo que llevo con más gusto, como comentaba antes, vivir aquí sin estrés y poder andar por el monte sin ninguna prisa.

Castillo-Palacio de los Gurrea. Argavieso. Huesca. Foto: Mónica. A

– Hay pueblos, en que, por su ubicación, es más difícil vivir como es el caso de los del Pirineo. ¿Qué crees que sucede en esta zona, que estando relativamente cerca de Huesca, siguen perdiendo población?

Supongo que, si la gente tiene el trabajo en Huesca y deciden emanciparse con sus parejas pues no se quedan a vivir con sus padres. Se compran piso en la capital. Yo también me compré un piso en su momento, pero estoy mejor aquí.

Después, está el tema profesional, según lo que quieras estudiar, también te ves obligado a marchar.

– ¿Entre la época de los 90 y la actual has apreciado menos actividad o gente en el pueblo, ya sea fija o estacional?

¡Claro que sí! En las fiestas sobretodo, en una cena popular podíamos llegar a estar 300 personas y ahora pues estamos la mitad, la gente ya no baila tanto como bailaban nuestros mayores. Cuando yo tenía quince años, había más ambiente.

– ¿Qué piensas de la visión que se tenía antes de que ‘el que se iba a estudiar o trabajar a la ciudad era el que triunfaba y el que se quedaba en el pueblo era el ‘cateto’ que solo valía para el campo’?

Creo que nos siguen viendo igual, pero es por desconocimiento.

¡El que tiene éxito, es el que tiene el valor de montar un negocio propio y que funcione!

– El medio rural tiene falta de servicios y de gente, ¿cómo solucionamos esto? Es decir, ¿hay que dotar primero los pueblos de gente o de servicios? Parece bastante entendible que, si algo no es rentable, no es factible.

Primero hay que saber qué servicios quiere la gente, aquí tenemos médico, agua, luz, fibra óptica… No sé, ¿qué servicios no tenemos? No tenemos cine, restaurantes… Bueno, lo tenemos a 20km.En otros pueblos es más entendible la problemática.

– 1900 pueblos están en situación irreversible por la despoblación. ¿Te preocupa que sea el caso de Argavieso?

No me preocupa, yo seguiré siendo feliz aquí haya gente o no.

– Pero si pierde población, perderá servicios, igual ya no viene el médico dentro de 30 años, si esto sigue así.

Soy consciente de ello, en ese caso, cuando me haga viejo, me tendré que ir a Huesca, a que me cuiden los hijos, si los tengo, o a una residencia.

– Nos has contado un dato curioso sobre el tema laboral en Argavieso…

Sí, es curioso que, los que trabajan aquí en sus tierras, viven en Huesca. Y los que viven en Argavieso, tiene el trabajo en la capital.

– Nos hemos encontrado con situaciones en las que, los habitantes de los pueblos reclaman más servicios, pero luego, son reacios a que venga gente de fuera a vivir allí. ¿Crees que esto es así?

No, en general somos bastante hospitalarios, aunque por ello, nos hemos llevado algún disgusto. Una vez, mientras mis padres tomaban la fresca, pararon unos forasteros y pidieron agua para el motor del coche, mientras fueron a buscarla, se metieron en casa y robaron unas joyas familiares.

– Recientemente, en la estación de Tardienta han cerrado la taquilla y la han sustituido por una máquina expendedora de billetes. Los vecinos se quejan porque la gente mayor no sabe utilizarla. ¿Qué te parece que por un lado las cosas se modernicen y que la gente no se adapte? ¿Es posible que avancemos así?

Hoy en día va todo por rentabilidad y si no es rentable mantener a alguien vendiendo los billetes no se va a hacer. Las máquinas van a quitar muchos puestos de trabajo y los están quitando ya. La gente mayor… no quiere aprender, no les vas a enseñar a usar un móvil si ellos no quieren. Algunos sí, pero la mayoría son reacios.

– ¿Ahora es más fácil vivir en los pueblos con las nuevas tecnologías? Por ejemplo, para hacer gestiones del banco desde el móvil, ya no hay que desplazarse a la ciudad.

Creo que es cuestión de voluntad, el que se encuentra a gusto en el pueblo, está en el pueblo. Sí que noto mucha mejoría  con internet.

–  ¿Lo de que en un pueblo se ahorra es un mito o una realidad?

¡Es una realidad! Lo primero es que en la ciudad tienes que pagar la cuota de la comunidad de vecinos, aquí no. El impuesto de circulación del coche también suele ser más barato. Si tienes tu huerto o gallinas o algún animal, pues también puedes producir tú mismo algo de alimento.

Y por supuesto, los alquileres y los precios de las casas aquí son más baratos. El suelo no tiene el mismo precio que en una ciudad.

– Álvaro, nos has contado que tu pareja es de Zaragoza, ¿Qué lleva a una chica de una gran ciudad a decantarse por el medio rural?, aparte de por amor, claro está.

Bueno, pues ella es un poco diferente, es bióloga, le gustan los animales, las plantas, se preocupa de comprar cosas ecológicas, no utiliza productos tóxicos…

– ¿Es un hándicap el tema del trabajo para ella?

Sí, si ella consigue una plaza fija en Zaragoza, pues seguramente me tendría que ir a vivir allí. De momento, como no tiene plaza fija, me gustaría emprender un negocio aquí, para que pudiéramos estar los dos.

– En Argavieso tenéis el Castillo-Palacio de Los Gurrea, del siglo XV, con pinturas en su interior, incluido en la lista roja del patrimonio cultural por su peligro de derrumbe. ¿Qué piensas de esta situación?

¡El castillo se va a caer! Ya no tiene solución. Está en un punto de no retorno, es demasiado el dinero que hay que poner para arreglarlo. Se tendría que haber mantenido cuando estaba más o menos bien. ¡Ya es tarde! Además, es muy difícil ponerse de acuerdo porque hay muchos propietarios particulares.

Castillo-Palacio de los Gurrea. Argavieso. Huesca. Foto: Mónica. A

– ¿Echas de menos algo de la ciudad?

 En este momento de mi vida, ¡NADA!

– ¿Cómo te gustaría que fuera Argavieso, dentro de unos años?

Un pueblo vivo, como hasta ahora, y que lo mantenga vivo la gente de aquí a poder ser, es decir, que los descendientes apuesten por su pueblo y se sigan quedando aquí, que no abandonen sus raíces. Si no apostamos por el pueblo los de aquí… ¡mal!

Argavieso. Huesca. Foto: Mónica A.

“¡Muchas gracias, Álvaro por tu disposición y sinceridad en esta entrevista! Esperamos que todos tus proyectos en el medio rural salgan adelante y que nunca te veas obligado a abandonar Argavieso.”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: