ESCUELAS RURALES: LA REALIDAD ACTUAL. Parte 1/3

CRA Los Jarales. Foto cedida por: Inés, profesora del centro.

¡Bienvenidos y bienvenidas, amantes de la vida rural!

Desde Tierra en los zapatos hemos preparado con especial cariño una serie de entradas que nos han dado la oportunidad de conocer a grandes personas y profesionales del sector educativo rural, aunque evitaremos dar sus nombres completos para preservar su anonimato y a quienes queremos agradecerles totalmente su colaboración. Ellos y ellas son:

Inés, profesora en activo en el CRA Los Jarales, en San Miguel de Valero (Salamanca) ¡con 37 años de experiencia en la escuela rural!

 El Equipo Directivo del CRA Cinca-Cinqueta, en Bielsa (Huesca).

 Anna, profesora de Educación Primaria en un colegio público de Barcelona.

 Alfonso, padre de dos alumnos del CRA los Jarales (Salamanca) e impulsor de la “Asociación de Familias” de la localidad.

Y Lourdes, madre de dos antiguas alumnas de la Escuela Rural en la Hoya de Huesca, que alcanzaron grandes metas.

Como viene siendo costumbre, empezamos con un poco de historia para ponernos en situación:

 En 1945 se implementó la Ley de Educación Primaria estableciendo, que en cada pueblo, debía haber una escuela por cada 250 habitantes.

Entre los años 50 y 60 se produjeron el máximo de los centros escolares, al aumentar las escuelas unitarias (con niños de varias edades en el mismo aula) y mixtas rurales.

Todo cambia a partir de 1970. Bajo la premisa de mejorar la calidad del sistema educativo español, se propone la creación de Colegios Nacionales con grupos de la misma edad de 30 alumnos  dando comienzo a la fiebre por la creación de centros de enseñanza unitarios y mixtos.

Se cerraron muchas escuelas de aldeas y masías, agrupándose en unidades de pueblos mayores.

Esto cambió el mapa de las escuelas rurales y dificultó la vida de sus habitantes porque había que llevar a los niños a otros pueblos.

El proceso de concentrar escuelas trajo consigo un aumento del gasto al Estado en 1972 (el 16% del presupuesto), debido al transporte escolar, las becas comedor, la construcción de los nuevos centros…

La calidad de la educación y de vida del medio rural no mejoraron.

Fue un modelo urbano-industrial, como siempre, no aplicable al medio rural.

Desde la administración se promovió una mejora de las condiciones en los centros educativos (instalaciones, recursos didácticos…), mejor organización y condiciones (cada alumno y alumna  iría con los de su edad y los de su nivel) y  el profesorado sería especializado.

Las escuelas hogar, las horas en el transporte escolar y el alejamiento de los niños de sus pueblos  para acceder a la educación, tuvieron pronunciadas consecuencias de desarraigo, madrugones, viajes…

El motivo económico:

Con la eliminación de las pequeñas escuelas rurales, se pensó que ello contribuiría a la reducción de la población rural y al aumento de  la mano de obra para la industria y la construcción de las zonas urbanas. 

Era la época de los planes de desarrollo que dejaron el campo casi deshabitado y empobrecido de personal, juventud, de recursos y servicios.

Escuela de Argavieso, Huesca. Fecha aproximada: años 40-50. FOTOTECA DE LA DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA. http://www.escuelarural.es/fotografias/

Entrando ya en la actualidad, comenzaremos contándoos la valoración que nos hace Anna sobre la educación actual, desde su experiencia en un centro público de Barcelona y también sobre las necesidades o deficiencias que ella ve en contraposición a la escuela rural.

“La ratio que tenemos actualmente es de máximo 30 alumnos por aula. ¡Ahora con el covid 19 está en 25, cuando se dijo que sería de 15!

¡Una persona por aula es poco! Aunque los niños estén en la misma edad y el mismo nivel, cada niño tiene unas necesidades educativas diferentes.

Por parte del profesorado, la implicación es máxima pero es difícil.

Las evaluaciones son por asignaturas, procedimientos aparte, cómo se desarrolla el niño y si cumple los objetivos trazados».

Anna sigue explicándonos su preocupación por los exámenes, ya que estos pueden ser un error en el actual sistema educativo:

“Una realidad que yo me encuentro a diario en las aulas es que, hay muy pocos niños que sobresalgan, los niños están muy pendientes de las notas de los exámenes y lo pasan mal, sufren mucha presión por ello y eso no es nada positivo para los niños. Es la presión basada en el resultado.

Hay que aprovechar la infancia porque, a partir de la ESO, todo cambia y es una constante preparación para la vida adulta y para trabajar.

ESTAMOS EDUCANDO A NUESTROS HIJOS EN UNA SOCIEDAD QUE NO TIENE TIEMPO PARA ELLOS”.

Le preguntamos ahora a Anna que cree ella que podríamos hacer para mejorar esta situación, dadas las circunstancias.

“Desde mi punto de vista como docente, creo que los padres deberíamos trabajar más la educación positiva en casa. Me refiero a que se impartan talleres ofrecidos por los centros para trabajar con nuestros hijos la educación positiva y no la manipulación emocional, para favorecer la autoestima de los niños.

Pienso que el factor inocencia o ‘infancia feliz’ dura más en un pueblo.

La comunicación entre personas es la base de todo, da igual la edad, a un niño hay que dejarle decidir y equivocarse«.

Después de hablar con Anna, nos dispusimos a buscar docentes del medio rural que nos pudieran dar una visión sobre los colegios agrupados actuales y su forma de trabajar.

Así fue como tuvimos la gran suerte de conocer a Inés, una profesora sumamente entregada, dedicada a la escuela rural desde hace 37 años.

Inés trabaja en el CRA Los Jarales, en San Miguel de Valero, Salamanca. Este CRA (Centro Rural Agrupado) lo conforman 3 pueblos y 37 alumnos.

En un pueblo, puede haber dos aulas o solo una, en cualquier caso, todas son multinivel, hay niños de varias edades en la misma clase. En su centro hay  18 alumnos de entre 3 y 12 años, repartidos en dos aulas.

CRA Los Jarales.Foto cedida por: Inés, profesora del centro.

CRA Los Jarales.Foto cedida por: Inés, profesora del centro.

Inés nos cuenta cómo es un día en su clase:

“Se empieza el día haciendo un saludo común. Es muy importante preguntarnos cómo estamos, si nos ha pasado algo o si queremos contar algo. Cada día de la semana lo hacemos de una manera distinta, con una canción en inglés, con un baile, con una pregunta del cuerpo…

Después de esto, los mayores siempre nos leen. Ahora estamos haciendo lecturas de personajes, no de libro de texto, sino, de la vida: podemos hablar desde Rafa Nadal hasta Ghandi”.

Inés nos continúa explicando que esto es para que haya una cultura viva. No solo hablan de lo que dicen los libros, también  hablan de personajes de todas las etnias y de todas las profesiones…Luego hay ratos en los que cada niño está con su libro o cuaderno, según el nivel en el que esté.

Alumnos del CRA Los Jarales en el aula. Foto cedida por: Inés, profesora del centro.

“Antes de la pandemia -sigue relatándonos Inés-  hacíamos una actividad artística muy interesante y que los niños y niñas están echando mucho de menos. Juntábamos a un mayor con un pequeño y estas parejas funcionaban luego incluso fuera del aula. El mayor sabe la paciencia que debe tener con el pequeño y el pequeño sabe que hay uno mayor que le cuida, apoya y ayuda.

El aspecto cooperativo y social en la escuela rural lo tenemos súper ganado.

Diez niños de diferentes edades mezclados en un aula es muy interesante, esto con treinta niños no se podría hacer. Hay muchas ventajas para los niños a nivel de expresión oral, vocabulario…

SOLO ESTAMOS SEPARADOS POR EDADES EN LA ESCUELA.

Los iguales son importantes pero los distintos también.”

Le preguntamos ahora a Inés sobre las dificultades de juntar a un grupo tan heterogéneo:

La dificultad es para los maestros, que tenemos que controlar muchos más materiales, conocimientos, etc. Pero la práctica nos hace tener carpetas preparadas para cada curso y cada área.

Lo más interesante es toda la innovación que se puede hacer en estas escuelas. Ten en cuenta que tengo nueve años a los mismos niños y no puedo repetir todos los años las mismas actividades. Tengo que ser más creativa, contar con distintos materiales y metodologías diferentes. Eso es mucho más interesante que dar clase solo a un curso de primero siempre con los mismos ejercicios”.

Actividades fuera del aula. Foto cedida por: Inés, profesora del centro.

Respecto al trabajo en aulas multinivel, el equipo directivo del CRA Cinca-Cinqueta de Bielsa, en Huesca, ha contado a Tierra en los zapatos  lo siguiente:

“La forma de trabajo en un aula con alumnado de varias edades y niveles, requiere una metodología diferente a la empleada en un aula homogénea en cuanto a edad.

Esto supone mayor carga de trabajo para el profesorado, que aunque normalmente tiene menos alumnos, tiene que preparar tareas para diferentes niveles y áreas.

El alumnado tiene la ventaja de poder trabajar a su ritmo, pudiendo reforzar conocimientos no adquiridos cuando se repasa con los niveles inferiores y avanzar contenidos cuando trabajamos con niveles superiores. Al final, los criterios de evaluación tienen que ser los que marca el currículo, pero a un ritmo más individualizado. En general, los resultados académicos son positivos.

Nuestros alumnos y alumnas aprenden a sociabilizar con compañeros de diferentes edades y a normalizar las diferencias dentro de un entorno inclusivo a todos los niveles”.

Para entender un poco más la situación actual del medio rural y sus escuelas, necesitamos saber también la parte correspondiente de la Ley de Educación. Así nos lo contó Inés:

Lo que más nos complica es el tema de la burocracia. En educación, hay una parte de leyes que dicta el ministerio, luego cada comunidad autónoma las adapta a su territorio y después cada provincia también puede adaptar alguna cosa más. Al final, el último paso más importante, cada colegio hacemos un plan de centro, adaptado a nuestra zona en concreto.

El maestro incluye el temario para cada uno de sus alumnos y alumnas, según su propio nivel. Es un proceso más próximo para con ellos”

Por ejemplo: Acercamiento a la lectura para niños de 3 años.

Mi acercamiento a la lectura en un aula multinivel del medio rural es mucho más eficaz  que el de un profesor que tiene veinte alumnos de 3 años”.

Clases en el entorno rural. Foto cedida por: Inés, profesora del centro.

Hasta aquí nuestra entrada de hoy, continuamos trabajando en una siguiente entrega en la que os contaremos la situación actual del profesorado rural al llegar a los pueblos  y también conoceremos a Alfonso que nos explicó cosas muy interesantes.

2 comentarios sobre “ESCUELAS RURALES: LA REALIDAD ACTUAL. Parte 1/3

  1. Hola «tierra en los Zapatos» estoy deseoso de saber más sobre la escuela en el medio rural. Siempre pienso que es una parcela silenciada por la gran masa, y que los niños llevan al extremo sus valores y los llena de experiencias que no podrán encontrar nunca en un medio «convencional» o impuesto por necesidad. Encantado de leerte. Sigue así.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hola Cristian! Nos alegra que te haya gustado el tema. Ciertamente, como bien dices es una parcela silenciada, como casi todas las que engloban el medio rural. Por ello estamos aquí, para darles visibilidad. Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: